A | INVESTIGACION + EXPLORACION/D | EJERCICIOS DE TALLER/Investigación cualitativa/Topogénesis

TOPOGENESIS – TRABAJO GRUPAL EMPLAZAMIENTO

TEMA TRANSVERSAL NIÑEZ Y VEJEZ ACTIVA

LOCUS NASCENDI-LOCUS FINALIS

Reflexión inicial para comentar en taller:

Aproximación a una Fenomenología de la Arquitectura. Christian Norberg – Schulz, genius loci

“…El «Genius Loci» ha permanecido como una realidad viviente durante el curso de la historia, a pesar de no haber sido expresado como tal. Artistas y escritores han encontrado inspiración en el carácter local y han explicado el fenómeno, tanto en el arte como en la vida cotidiana, cuando se han referido al paisaje o a los ambientes urbanos. Por ello Goethe dice: Es evidente que el ojo está educado por las cosas que ha visto desde su niñez, así los pintores venecianos deben ver todo más claro y con más regocijo que otra gente.
En 1960, Lawrence Durrell escribió: Tu tienes que conocer a Europa lentamente, degustando sus vinos, sus quesos, y el carácter de los diferentes países, de esta forma te das cuenta que la determinante fundamental de una cultura, es después de todo, el espíritu del Lugar.
El turismo moderno demuestra que la experiencia de diferentes lugares es de una gran importancia; aunque este valor hoy tienda a perderse. En efecto, el hombre moderno ha creído por un largo período de tiempo, que la ciencia y Ia tecnología lo habían liberado de su directa dependencia hacia los lugares. Esta creencia era sólo una ilusión: pues la polución y el caos del medio ambiente aparecieron de repente como un castigo, obligándolo a reconsiderar el problema del Lugar con su verdadera importancia.


Se ha usado la palabra morar, para indicar la relación total entre el hombre y el lugar. Para entender totalmente lo que la palabra morar implica, es útil retornar a la distinción entre ‘espacio’ y ‘carácter’. Cuando el hombre mora, él está simultáneamente localizado en un espacio y expuesto a un cierto carácter del ambiente. Las dos funciones psicológicas involucradas pueden ser llamadas ‘orientación’ e ‘identificación’. Para ganar una fundamentación existencial, el hombre debe poder orientarse él mismo y debe saber donde está. Pero además, debe identificarse él mismo con el medio, esto es, debe conocer cómo él, es un cierto lugar.


Al problema de la orientación se le ha dado una considerable importancia en los trabajos teóricos más recientes de la planeación y de la arquitectura. Y nuevamente nos referimos al trabajo de Kevin Lynch, en donde los conceptos de «nodo», «senda» y «distrito», denotan la estructura espacial básica del objeto de la orientación humana. La interrelación percibida entre estos elementos, constituye una «imagen del medio» y Lynch expresa: «Una buena imagen del medio da a su poseedor un sentido importante de seguridad emocional .» De acuerdo con ello, todas las culturas han desarrollado ‘sistemas de orientación’, ‘estructuras espaciales que facilitan el desarrollo de una buena imagen del medio’. El mundo puede estar organizado alrededor de un conjunto de puntos focales, o estar quebrado en diversidad de regiones conocidas, o estar unido por caminos que se recuerdan “.A menudo estos sistemas de orientación están basados o se han derivado de la estructura natural dada. Donde el sistema es débil, la imagen formada llega con dificultad, y el hombre se siente «perdido». El terror de verse perdido viene de la necesidad que tiene un organismo móvil, como el humano, de estar orientado en su entorno . Estar perdido es evidentemente lo opuesto al sentimiento de seguridad que distingue el morar. La cualidad del medio ambiente que protege al hombre contra el sentirse perdido la llama Lynch «imageability» , habilidad de la imagen, que significa: que la forma, el color o los arreglos que facilitan la construcción de la identidad vivida, fuertemente estructurada, es altamente útil en la imagen mental del medio » Aquí Lynch asume que los elementos que constituyen la estructura espacial son «cosas» concretas con «carácter» y «significado». Sin embargo, él mismo se limita en la discusión al hacerla sólo de la función espacial de estos elementos, dejándonos con un entendimiento fragmentario del morar. Sin embargo, el trabajo de Lynch constituye una contribución esencial de la Teoría del Lugar. Su importancia también consiste en el sentido de que sus estudios empíricos de estructuras urbanas concretas, confirman los principios generales de organización definidos por la psicología de la Gestalt y por las investigaciones de los niños hechas por Piaget.


Sin quitarle importancia a la orientación, debemos definir que el morar, por encima de todo, supone la identificación con el medio ambiente. De este modo, identificación y orientación son aspectos de una relación total, aunque tengan una cierta independencia dentro de la totalidad. Es posible tener orientación sin existir una verdadera identificación; uno puede transitar y estar bien, sin tener que estar en el propio hogar. Y es posible a su vez, sentirse en casa, sin estar familiarizado completamente con la estructura espacial del lugar. Así, el lugar sólo se experimenta con un carácter general gratificante. Una verdadera pertenencia se da, cuando se supone a las dos funciones psicológicas totalmente desarrolladas. En las sociedades primitivas se encontró que aún, los más pequeños detalles del ambiente eran conocidos y tenían significado; permitiendo el que su estructura espacial pudiera complejizarse cada vez más. En las sociedades modernas, sin embargo la atención se ha centrado exclusivamente en la función «práctica» de la orientación, en donde , la identificación ha sido dejada al azar . Como resultado, el morar en un sentido psicológico, ha sido sustituido por la alienación. Por ello es urgente el propiciar un entendimiento completo del concepto de ‘identificación’ y del de ‘carácter’. En nuestro contexto, ‘identificación’ significa el llegar a ser ‘amigos’ con un medio particular. Un hombre Nórdico debe estar familiarizado con la neblina, el hielo, y los vientos helados; él tiene que gozar con el sonido crujiente de la nieve bajo sus pasos y tiene que experimentar un valor poético con el estar inmerso en esta vasta neblina, como Hermann Hesse lo hizo cuando escribió estas líneas: «un extraño camina en la niebla! Solitarios son cada piedra y matorral, ningún árbol ve al otro árbol, todas las cosas están solas…» Los Árabes, a diferencia, tienen que estar familiarizados con la extensión infinita del desierto arenoso y el quemante sol. Esto no significa que su asentamiento no lo proteja a él de las «fuerzas» de la naturaleza; un asentamiento en el desierto en efecto, lo primero que logra es excluir a la arena y al sol y, después complementa la situación natural. Pero esto implica que el medio ambiente se experimente como significativo. Bollnow dice: cada disposición es un acuerdo. Esto es, que cada carácter consiste en una correspondencia entre el mundo interior y el exterior y entre el cuerpo y la psique ”’.


Para el hombre urbano moderno la familiaridad con el medio natural se reduce a relaciones fragmentarías que lo llevan a tener más una identificación con las cosas artificiales hechas por el hombre, como son las calles y las casas. El arquitecto americano nacido en Alemania: Gerhard Kallmann, alguna vez contó una historia que ilustra muy bien lo que esto significa. Después de la segunda guerra mundial y visitando a su natal Berlín, habiendo transcurrido muchos años de no haber retornado a casa, quiso volver a verla: sospechando que algo le podía haber pasado. Como se lo imaginó, la casa había desaparecido y él se sintió en cierta forma perdido. De pronto reconoció el pavimento típico de su acera , allí donde había crecido y jugado como un niño. Esto le devolvió la seguridad de que estaba en un sitio conocido y querido, como si hubiera retornado a su hogar. La historia nos enseña que los objetos de identificación son propiedades concretas del medio y que la relación humana con ellos se desarrolla básicamente durante la infancia. El niño crece en espacios verdes, cafés, o blancos; camina o juega en arena, tierra, piedra o musgo; bajo un cielo nublado o claro; el escarba o arrastra cosas suaves o pesadas; escucha sonidos como el del viento moviéndose en las hojas de algún árbol específico; y el experimenta calor o frío. De este modo el niño consigue experiencias con el medio y desarrolla un esquema perceptual que le determina todas sus futuras experiencias. El esquema comprende estructuras universales que definen la interrelación con los otros hombres, así como, otras localmente determinadas y culturalmente condicionadas.


Evidentemente cada ser humano tiene que poseer un esquema de orientación, y de identificación. La identidad de una persona está definida en términos del desarrollo del esquema, porque ella determina el mundo que le es asequible a él. Este factor se confirma con el uso
del lenguaje común. Cuando una persona quiere decir quién es él, generalmente expresa: «yo soy un neoyorquino» o «soy un romano». Esto quiere decir algo mucho más concreto qué decir «soy arquitecto» o quizás: «soy optimista». Entendemos que la identidad humana está en un sentido amplio, en función de lugares y cosas. Por ello, Heidegger dice: «Wir sind die Be-dingten» . Es así, no sólo importante señalar que nuestro medio ambiente tiene una estructura espacial que facilita la orientación, sino que además de ello, esta consiste en objetos concretos de identificación. La identidad humana presupone la identidad del lugar. Identificación y orientación son aspectos primarios del hombre estando en el mundo. Mientras la identificación es la base para el sentido humano de pertenencia, la orientación es la función que permite que sea aquel «homo viator», lo cual es parte de su naturaleza. Es característico del hombre moderno que por un largo período presente el rol de un buscador ansioso de lugares. Se quiso ser «libre» y conquistar el mundo. Hoy comenzamos a darnos cuenta que la verdadera libertad presupone pertenencia, y que el «morar» significa pertenencia a un lugar concreto.


El hombre mora cuando él puede concretizar el mundo en edificios y cosas. Como lo hemos mencionado antes, la ‘concretización’ es la función del trabajo del arte; opuesto a la ‘abstracción’ propia de la ciencia. Nuestra vida diaria consiste de tales objetos intermediarios y, entendemos que la función del arte es reunir la contradicción y la complejidad de la vida del mundo. Siendo un «imago mundi», el trabajo del arte ayuda al hombre al morar. Holderlin fue claro cuando dijo: «lleno de méritos, aún poéticamente, el hombre mora en esta tierra».
Esto significa que los méritos del hombre no cuentan mucho si el no es capaz de morar poéticamente. Es decir, morar en el verdadero sentido de la palabra. Por ello dice Heidegger: «La poesía no vuela por encima ni superando la tierra para escapar de ella y cernerse sobre ella. La poesía es la que primero entrega al hombre al interior de la tierra, haciéndole pertenecer a ella y de esta forma le brinda el morar . Solo la poesía en todas sus formas, (también como el ‘arte de vivir’) hace la existencia humana con significado existencial, y el sentido es la necesidad humana fundamental. La arquitectura pertenece a la poesía y su propósito es ayudar al hombre en el morar. Pero la arquitectura es un arte complejo. Hacer ciudades y edificios en la práctica no es suficiente. La arquitectura llega a su esencia cuando un «medio ambiente total se hace visible», retomando la definición de Susanne Langer . En general, significa concretizar el genius-loci. Hemos visto que ello es posible por el significado de construir lo cual reúne las propiedades del lugar y las brinda cercanas al hombre. El acto básico de la arquitectura es así entender la ‘vocación del lugar’. De esta manera, protegemos la tierra y llegamos a ser parte de la totalidad comprehensiva. Lo que queremos mostrar no es un cierto determinismo ambiental, sólo reconocemos el factor del hombre, como una parle integral del medio ambiente y presentado así, si el olvida este principio, puede sólo guiarle a la alienación y a la disgregación ambiental.

Pertenecer a un lugar significa tener una fundamentación existencial en un sentido concreto de cada día. Cuando Dios le dijo a Adán: tu serás un fugitivo y deambularás sobre la tierra, el puso al hombre en frente de su problema más básico: cruzar el umbral y reconquistar el lugar perdido.”[1]

 

PLANTEAMIENTO

“…El acto básico de la arquitectura es así entender la ‘vocación del lugar’”. En esta frase tomada del artículo anterior se puede resumir el propósito de la presente actividad de taller denominada “ TOPOGENESIS “. Es en esta fase donde profundizamos en el estudio del lugar y su contexto, con el objetivo de definir su vocación, para lo cual es necesario reconocer y analizar el paisaje que lo conforma en todas sus “capas”, desde la estructura geo-morfológica y el ambiente natural, hasta los elementos construidos y fundamentalmente la valoración y utilización social del espacio disponible.

Desde esa perspectiva realizaremos el estudio del lugar seleccionado, que corresponde a un sector de la denominada Finca 3 perteneciente a la UCR. ( ver ubicación geográfica en la web del taller). Por razones históricas ese lugar se ha mantenido como un área de protección ambiental y de uso recreacional de la comunidad de los barrios circundantes, quienes se han apropiado del sector y lo defienden ante cualquier posibilidad o proyecto que ponga en riesgo el disfrute y la permanencia de sus valores naturales. Ante esta circunstancia es prioritario conocer a las personas o grupos más interesados en mantener la vocación del lugar, pues como actores principales que son, es indispensable conocer e integrar en el estudio su opinión, sus expectativas e inquietudes.

Con ese propósito se realizara una intervención tipo “ land arts”[2], para evidenciar o “celebrar” la riqueza del espacio y el paisaje natural , para lo cual retomamos el concepto de “paisaje identidad” y lo aplicamos a una situación mucho más concreta e informada.

REQUERIMIENTOS

Retomando la información y la experiencia generadas en la investigación inicial e incorporando nuevos insumos para complementar el resultado obtenido en dicho estudio, se deberá resolver los siguientes aspectos:

  • Insumos programáticos ( síntesis investigación anterior)
    1. Definir las implicaciones/ requerimientos espacio-funcionales generados por las actividades que realizan las personas mayores, principalmente aquellas relacionadas con la salud emocional, como la tertulia, el juego, el ejercicio físico, la contemplación y el trabajo creativo entre otras.
    2. Identificar cuales de esas actividades son compatibles o se podrían integrar con actividades infantiles .
    3. Definir los parámetros de dichas actividades en términos de seguridad, confort climático, estímulos sensoriales y cognitivos, temporalidad, equipamiento y mobiliario especial entre otros.
  • Estudio de lugar, sector Finca 3 “Aquí Lynch asume que los elementos que constituyen la estructura espacial son «cosas» concretas con «carácter» y «significado».”
    1. Reconocer los espacios más utilizados por los vecinos, identificando las actividades en los diferentes escenarios, las sensaciones de los recorridos, , la sensaciones climáticas , las visuales cercanas y vistas panorámicas, los efectos de luz y sombra, la riqueza natural y demás características del paisaje estudiado.
    2. Valorar los diferentes espacios de acuerdo a las potencialidades y restricciones para su utilización en términos de: seguridad y riesgo, pendientes, permeabilidad y escorrentía, contaminación de todo tipo, paisaje inmediato, infraestructura y equipamiento, uso del suelo y accesibilidad entre otros.
    3. A nivel socio-espacial identificar los elementos simbólicos que definen una identidad y en algunos casos generan la toponimia del lugar.
    4. Valorar de manera intuitiva y perceptual “el sentido del lugar”, para lo cual se deberá realizar una instalación tipo “ land art”, con la intención de “atrapar” la atención de los usuarios del lugar, establecer comunicación y valorar sus reacciones ante el evento.

REQUISITOS DE ENTREGA / fecha 13/9/15

Infograma general mostrando los hallazgos más significativos del estudio y las recomendaciones o parámetros para la definición de la propuesta individual, incluyendo los siguientes aspectos:

  • Síntesis de proceso y sociograma
  • Insumos programáticos
  • Identificación y mapeo de áreas posibles o con potencial para realizar el proyecto, incluyendo recomendaciones para mejorar o subsanar los aspectos negativos y/o las restricciones para su utilización.
  • Croquis y diagramas de los recorridos por los diferentes escenarios, incluyendo las actividades de la gente, el mobiliario y otros detalles significativos para la identificación del lugar.
  • Fotomontaje “inteligente” y /o video del evento “land art”

[1] Tomado de la revista Morar # 1. Facultad de Arquitectura Universidad nacional de Colombia

[2] ver movimiento artístico Land Art, trabajos de Andy Goldsworthy , Robert Smithson, Jim Denevan entre otros.

 

Descargue el documento en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s